jueves, 28 de septiembre de 2017

Alvaro Vitali, alias "Jaimito"


Alvaro Vitali, protagonizó una serie de películas de corte cómico, que fueron proyectadas en mi "cine de barrio" con cierta asiduidad, y gran acogida por parte del público.

Estaban calificadas "para mayores de 18 años", no porque de vez en cuando se pudiera ver alguna escena de destape de la época (años 80), sino por el lenguaje subido de tono, aunque si se proyectaran hoy en día, nuestros adolescentes se partirían de risa con esa censura.

Para que el lector se haga una idea, estas películas italianas tendrían un paralelismo en nuestro cine con las de Ozores, Fernando Esteso y Andrés Pajares, a los cuales por supuestísimo dedicaré una entrada en este blog, ya que forman una parte relevante del cine que proyecté.


Hay una película en concreto, "Jaimito contra todos", que a día de hoy aún recordamos en mi casa, sobre todo por una de las escenas, en la que Jaimito sube a un taxi junto a su abuelo (aunque más pareciesen padre e hijo, ya que Álvaro en aquella época ya superaría la treintena), pasando al lado de unas prostitutas, y donde el pobre "Jaimito", ávido de saber, le pregunta a su abuelo quiénes son esas señoras. El abuelo, con gran delicadeza, intenta suavizar la respuesta, y es entonces cuando el taxista se mete en la conversación abriendo al ingenuo Jaimito los ojos a la realidad. Insiste Jaimito, preguntando ahora, si no tienen hijos, y el abuelo ya cabreado y fuera de sus casillas le dice que sí, que sus hijos son los taxistas. Menos mal que la película no se produjo en esta época, porque si no seguro el gremio protestaría.

Las películas eran malas de solemnidad, pero conocían una gran éxito, llenando la sala y siendo acompañadas por otra de calidad menos discutible en sesión doble. A día de hoy, por alguna razón, mi hermano y yo hemos aguijoneado con la curiosidad por estos filmes a mi sobrino adolescente, que se las ve por el YouTube (serán las hormonas).

Pero el pequeño de Alvaro Vitali (mide 1,56) no siempre hizo este tipo de películas, sino que más bien fue su modus vivendi, ya que trabajó con Fellini en Satyricon, Los Clowns, Roma y Amacord. En alguna ocasión Vitali afirmó que ni "Mastroianni lo había hecho" (interpretar para Fellini hasta en cuatro ocasiones), pero es que incluso trabajaría para Polanski en 1972 con What?.

Hoy Alvaro Vitali, con 67 años, apenas tiene apariciones públicas. Encasillado en su rol más popular, intentó en 1990 resucitarlo con Jaimito vuelve a la escuela, pero su estrella ya se había apagado y resultó un estrepitoso fracaso. En 2006, participó en un "Reality", que debió de abandonar por un agravamiento del asma que padece.

Recuerdo que todas estas películas eran distribuidas por JF (José Frade) del que hablamos en un anterior post. Y esto es todo por hoy. Seguro que algunos sí (y otros no) conoceríais de la existencia de este personaje que abarrotaba las salas de cine con sus comedias de dudosa calidad y pírrico presupuesto...